sábado, 14 de abril de 2018

Cena en La Tronera.

Hola a todos! ¿Qué tal han ido las vacaciones de Semana Santa? He tenido unas semanas intensas, que ya casi se me han olvidado, pero bueno, han sido unos días de descanso que siempre vienen bien. Estuvimos en Ponferrada, y aunque el tiempo no es que haya acompañado demasiado, pudimos disfrutar de las tradiciones de estos días y de la rica gastronomía de mi tierra.

Teníamos muchas ganas de conocer La Tronera, en Villadepalos, muy cerquita de Ponferrada. Nos habían hablado muy bien del restaurante y lo conocíamos a través de los medios, ya que ha sido alguna vez el mejor restaurante leonés del año y ha salido en varios programas de televisión a nivel local y nacional.




Ubicado en una casona de piedra de 100 años de antigüedad, acoge además del restaurante un hotel rural con mucho encanto.  Dentro de sus muros puedes disfrutar de una experiencia culinaria que no deja indiferente a quien la prueba, con una cocina de autor hecha con productos de la zona de gran calidad. Y es que en el Bierzo tenemos grandes productos!




Trabajan con un menú degustación que va cambiando en cada estación. En esta ocasión, y aunque ya es primavera, todavía estaba el menú de invierno, ya que con el tiempo tan malo que está haciendo no lo han cambiado todavía, según nos explicaron sus propietarios,  el chef Miguel Martínez y Teresa, que fue quien nos atendió. Consta de siete platos, a cada cual más sorprendente, más el postre. Tiene una bodega muy amplia, con un montón de referencias tanto de la tierra como de otros muchos lugares. Además sirven una cerveza artesana del lugar llamada Wolfram, que está realmente buena.



Tras sentarnos en el comedor, comenzamos el festín. Lo primero, un aperitivo compuesto por un cóctel hecho de vermú y fino. Esto va acompañados con unos palitos de pan que ellos mismos hacen, acompañados de alioli de frambuesas que también cultivan ellos mismos en el huerto que tienen fuera. Muy original la presentación y muy rico el alioli.



El siguiente plato es un langostino con aire agua de mar y acompañada de mousse de pimientos del Bierzo y bizcocho de alga. Un plato fresquito como entrante.



A continuación, otro plato frío y muy original. Una crema de foie, cubierta con una gelatina de vino mencía de la tierra y trocitos de bergamota. Además va a acompañado de un brioche, que está recién horneado y que te traen dentro de una campana para que no se quede frío. Gran combinación de sabores.



Luego ya todos los demás platos comienzan a ser más adecuados para el invierno. Uno de los que más me gustó fue este, una cococha de bacalao en un pilpil de jamón que estaba espectacular, acompañado de una seta llamada Tremella, que tiene una textura similar a la de la oreja de cerdo y que le da al plato un punto muy curioso.



Seguimos con otro plato tradicional de la tierra, la crema de castañas. Te traen emplatado un trozo de foie a la plancha y a continuación te sirven la crema que traen en una tetera. Según te la sirven, huele de maravilla.





Para terminar dos platos los dos platos más contundentes del menú. El primero de ellos un salmón con una crema de boniato acompañado de huevas de trucha y el segundo uno de los clásicos de la casa, El botillo La Tronera, botillo deshuesado dentro de hojas de repollo, acompañado por una crema de patata y sus garbanzos. De las mejores platos que he probado últimamente!





Los postres no varían y siempre son los mismos. No podíamos dejar de probar la torrija que ha ganado el premio de este año a la torrija innovadora. Un trampantojo de tomate, que sabe a torrija. Además de original, impresionantemente rico. También probamos la tarta de queso, hecha con queso de Veigadarte y zumo de cerezas del Bierzo.







Ha sido una experiencia gastronómica difícil de olvidar y que seguro repetiremos en otra ocasión que estemos por allí. Espero que os haya gustado el post de hoy, y que os animeis a visitar El Bierzo, como veis, merece la pena.

domingo, 18 de marzo de 2018

Picoteo en La Raquetista.

Hola a todos! Ya queda menos para disfrutar de unos días de descanso, bien merecidos por todos dónde desconectar, conocer nuevos lugares, disfrutar de la familia y las tradiciones de cada lugar, etc. Mientras llega el momento, sigo disfrutando al descubrir nuevos sitios, tomar un aperitivo o comer en algún restaurante de mi lista de sitios para conocer.

Hace unos días fuimos al cine en la zona de Retiro y a la salida estuvimos picoteando algo en un restaurante-taberna del que nos habían hablado muy bien, La Raquetista, en la calle Doctor Castelo.  Estaba hasta arriba y tuvimos que esperar un ratito hasta hacernos con un hueco en la zona de la barra. El local no es muy grande y cuenta también con un pequeño comedor con varias mesas.



Es cocina española con toques modernos basada en platos de temporada y algún plato de cocina internacional. Buena materia prima a un precio bastante razonable. Cuenta con una buena y amplia carta de vinos en la que se incluyen también algunos cavas y champgnes.



Tras pedirnos unas cañas, pedimos tres raciones para compartir. Unas bravas ríquisimas, de las mejores que he probado aquí en Madrid, y con una salsa muy parecida a la que ponen en mi tierra. 



También pedimos unos torreznos (nos los habían recomendado) y estaban muy buenos, muy crujientes, nada grasientos y muy bien cocinados.



Para terminar un exquisito tartar de atún, muy bien cortado y aliñado, y dónde destacaba la gran calidad del atún. Me encantó la presentación del plato.



Todos los platos que sacaban tenían una pinta estupenda, así que habrá que repetir para poder degustar más cosas. Espero que os haya gustado el post de hoy . Buena semana para todos!

domingo, 11 de marzo de 2018

Un paseo por Lerma

Hola a todos! Llevo muchos días sin contaros nada, pero he tenido unos días intensos, sin tiempo para nada y con mucha pena por no poder pasarme por aquí para contaros cosas nuevas. Hoy os quiero contar nuestra visita al pueblo de Lerma, un lugar con mucha historia y en el que además de admirar su patrimonio, se come de lujo.

Pasamos el fin de semana en una casa rural en Villadiego, cerquita de Burgos capital, con un  grupo de amigos. Hicimos nuestro tradicional concurso de pintxos, del que ya os he hablado en alguna ocasión y disfrutamos del buen tiempo que hacía, pese a ser Burgos y mes de febrero.

A la vuelta a casa fue cuando paramos en Lerma, villa ducal a unas dos horas de Madrid por la carretera de Burgos. La zona monumental comienza en el Arco de la Cárcel, puerta de entrada que es lo único que queda de la muralla que rodeaba la ciudad. El punto central es la impresionante Plaza Mayor, una plaza con soportales y presidida por el Palacio Ducal, que hoy día alberga el Parador. Numerosas iglesias, conventos y casas señoriales se pueden descubrir paseando por sus calles llenas de historia.

Palacio Ducal

Colegiata de San Pedro


En esta villa vivió el escritor José Zorrilla, al que el pueblo ha dedicado una ruta, que sirve de guía para visitar toda la zona monumental. Existe una estatua del poeta frente a la Colegiata de San Pedro y a pocos metros de la casa dónde vivió el autor vallisoletano.

Estatua de Zorrilla
Lerma estaba lleno de pasadizos que conectaban el palacio ducal con distintos puntos del pueblo. El único tramo conservado, es el del Mirador de los Arcos, un sitio delicioso desde dónde se contempla toda la vega del Río Arlanza.

Como no podía ser de otro modo, no podíamos irnos de aquí sin degustar las delicias de la tierra. Finalmente encontramos una mesa en el Asador de Lerma, en la plaza mayor frente al parador. Un restaurante de comida tradicional de la zona, presidido por un horno de leña desde el que no hacían más que salir lechazos estupendos.





Tiene buena pinta, verdad? Es una excursión muy recomendable, muy cerquita de Madrid, incluso para ir a pasar el día. Espero que os haya gustado el post de hoy. Buena semana para todos.

sábado, 3 de febrero de 2018

Comiendo en Madame Sushita.

Hola a todos!! Hoy os quiero hablar de un restaurante que conocí el otro día y me encantó. Ya sabéis que adoro la comida japonesa y tenía muchas ganas de conocer este sitio, ya que paso casi todos los días por delante porque está al lado de mi trabajo. Madame Sushita abrió sus puertas el pasado verano en el Paseo de la Habana, 15 y pronto se ha convertido en uno de los sitios de moda de la zona en los últimos tiempos.



Lo primero que llama la atención es que no sabes si estás en una biblioteca o en un restaurante. Presidido por  grandes estanterías rojas llenas de libros, el local está decorado inspirándose en el la decoración del 1867, año en que Japón participó en la Exposición Universal de París. Combina decoración de oriente y occidente, creando un ambiente único.  La terraza, con muebles de inspiración colonial, es ideal para un afterwork y disfrutar de uno de de los cócteles de su carta al son de la música de alguno de los Dj,s que pinchan en  local.





La carta es amplia, de cocina japo fusión, con platos de otros restaurantes del Grupo Sushita y algunas novedades, como las pastas frescas orgánicas. Además, cada plato cuenta con su propia cubertería y menaje, creando una armonía perfecta entre la comida y la decoración. 

Era una comida para dos y para probar más cosas decidimos compartirlo todo. Comenzamos con unos rollitos de pato pekín con salsa hoisin y un sashimi de atún con arroz inflado.




Continuamos con una de las cosas más ricas que he probado últimamente. Unos makis de foie con frambuesa y pera caramelizada. El plato te lo acaban de preparar en la mesa, dónde viene el camarero soplete en mano, a caramelizar la pera en el momento. De verdad, impresionante!




No podíamos dejar de probar la pasta. Nos llamó la atención la pasta fresca de uva roja con bogavante al sésamo blanco y guindilla. Una propuesta sorprendente y original,  con un toque picante muy delicioso.



Nos quedamos sin probar una de las especialidades del lugar, el Tataki de solomillo al carbón, otra vez será. El restaurante cuenta con una cocina al carbón que es dónde preparan este tipo de platos, además de una barra de sushi.

No podíamos dejar de probar uno de los apetecibles postres de la carta. Nos decidimos por una Tarta de queso Idiazabal templada para acompañar a los cafés e infusiones.



Espero que os haya gustado el post de hoy, un sitio muy recomendable y dónde se come muy pero que muy bien. Que disfrutéis de lo que queda del fin de semana.

viernes, 2 de febrero de 2018

IV Ruta de la Fabada.

Hola a todos! Llega Febrero, parece ser que cargado de frío y nieve y que mejor plan, que el que os traigo hoy. Mañana, 2 de febrero llega a Madrid la IV Ruta de la Fabada, una cita que tiene como novedad la unión de restaurantes participantes en Madrid y en Asturias, para potenciar el turismo gastronómico y fomentar, no sólo la fabada tradicional en sus menús, sino también las fabas con tropiezos, tan famosas en el Principado. Serán 48 restaurantes de cocina asturiana los que participen en esta nueva edición que se celebrará, por primera vez, de manera simultánea, en Madrid y Asturias del 2 al 18 de febrero. Podeís consultar los restaurantes participantes aquí.




La IV Ruta de la Fabada cuenta con la participación de 48 restaurantes y sidrerías de Madrid y Asturias, que ofrecerán diferentes menús hechos con fabas (entrante+plato principal de fabas o fabada asturiana+ postre+vino). El importe de las especialidades ofrecidas podrá ser fijado por cada establecimiento participante en la ruta de la fabada siendo el precio recomendado de entre 25€ y 40€, iva incluído. Los menús irán maridados con vino Carlos Serres Crianza, DO Rioja. 






Por segundo año consecutivo, los restaurantes participantes den al ruta donarán raciones de fabada al comedor solidario Robin Hood de Mensajero de la Paz en Madrid y al espacio de acogida La Fraternidad de Francisco en Avilés. 




La IV Ruta de la Fabada trae consigo el IV Concurso Mejor Fabada de Madrid, que tendrá lugar el día 13 de febrero en el Centro Superior de Hostelería del Mediterráneo. Todos los restaurantes participantes elaborarán sus platos con sus Fabes de Asturias IGP, aportadas por el Consejo Reguladores de la IGP Faba de Asturias.

Un buen plan para estos días de frío, apetece un buen plato de fabes, ¿verdad?  Espero que os haya gustado el plan. Buen fin de semana para todos.