martes, 12 de junio de 2018

Escapada de finde.

Hola a todos. Hoy os voy a contar nuestra escapada de hace unos fines de semana a la zona sur de Gredos y por el norte de Extremadura, por la comarca de la Vera y Plasencia. Teníamos ganas de visitar esta zona y desconectar durante el fin de semana.

Nuestra primera parada fue Candeleda, en la falda sur de Gredos en pleno valle del Tiétar. Un pueblo con mucho encanto y con paisajes increíbles, rodeado de ríos, gargantas y bosques al abrigo de la montaña y que destaca por su arquitectura y su gastronomía.




Merece la pena perderse por sus callejuelas estrechas y por su judería y contemplar las casas  entramadas, las construcciones típicas de la zona, con sus balcones de madera llenos de plantas y de flores, que hacen que el pueblo tenga un encanto especial.





Los alrededores también son espectaculares  y del pueblo parten varias rutas de senderismo. Nosotros estuvimos visitando y dando un paseo por el Santuario de Nuestra Señora de Chilla y sus alrededores, enclavado en la garganta de Chilla.






No podíamos dejar Candeleda sin disfrutar de la rica gastronomía de la zona. Comimos en el Restaurante Los Carreteros, en las afueras del pueblo, cerca del embalse de Rosarito. Pudimos disfrutar de unas ricas Patatas Revolconas, Cuchifrito y Ternera de Ávila. Todo buenísimo y un sitio muy recomendable si vas con niños, ya que cuenta con hinchables y zona infantil para los peques.





Al día siguiente dedicamos la mañana a visitar la comarca extremeña de la Vera, un lugar con muchísima historia y con lugares dónde disfrutar de la naturaleza. Nuestra primera parada fue en la Garganta del Diablo, una cascada espectacular y dónde sólo oyes el ruido del agua al caer. Imaginaros como estaba con lo que ha llovido.




Teníamos ganas de conocer alguno de los pueblos de esta comarca y uno de los más bonitos es sin duda Villanueva de la Vera, un pueblo declarado Conjunto Histórico-Artístico, con casas entramadas de madera, llenas de flores y por el que el agua corre por sus calles por pequeños canales. Muy recomendable dar un paseo por sus estrechas calles y su plaza mayor.




También estuvimos Jarandilla de la Vega, dónde estuvimos en el Castillo de los Condes de Oropesa, que hoy alberga el Parador y dónde se alojó Carlos V durante la construcción del Monasterio de Yuste. 





El tiempo no acompañaba y decidimos seguir hasta Plasencia para visitar la ciudad y comer antes de volver a Madrid. Plasencia es la capital del norte de Extremadura, ciudad monumental por excelencia dónde dentro de su muralla se puede disfrutar de numerosos monumentos llenos de historia.



A la hora de comer estuvimos comiendo en uno de los numerosos restaurantes en los soportales de la plaza, Español, dónde pudimos disfrutar de más platos típicos de la tierra, como las migas o la carne de cerdo ibérico.







Tras la comida y antes de volver a casa, estuvimos dando un paseo por todo el centro histórico, por su Plaza Mayor, viendo sus dos catedrales, su judería, el convento de Santo Domingo, convertido en Parador, su muralla, etc. Merece la pena visitar esta ciudad, está llena de historia en cada uno de sus rincones y tiene muchísimo ambiente. Habrá que repetir visita.









Espero que os haya gustado el post sobre nuestra escapada de finde, estuvo genial para recargar pilas y desconectar de la rutina. Un lugar dónde disfrutar de paisajes increíbles, rica gastronomía y respirar historia a cada paso. Hasta el próximo post.

domingo, 20 de mayo de 2018

Cenando en Zoko Madrid.

Hola a todos!! Ahora que empieza el calorcito por estos lares, apetece salir, pasear y conocer y probar sitios nuevos, verdad? Si además, el lugar te transporta con sus sabores al sur, no se puede pedir más.Hace unos dias estuvimos en Zoko Madrid, un sitio que teníamos ganas de conocer y del que nos habían hablado fenomenal.



Se trata de un restaurante con aires urbanos y ambiente informal dónde reina el mejor atún de almadraba cocinado con influencias de cocina internacional. Platos originales hechos con producto de una excelente calidad. Ideal para una cena en pareja o con un grupo de amigos en la zona de moda de la capital para picotear y tomarse unas cañas, Retiro.



La carta realmente no es muy amplia pero todo es muy apetecible. Pedimos todo para compartir, lo más recomendable en mi opinión, y así probar un poquito de todo. Todos los platos son espectaculares y muy originales. Muy destacable es su carta de vinos, con un montón de referencias para todos los gustos. Os cuento todo lo que pedimos.

Lo primero unos calamares de potera fritos con esponja de tinta de calamar. Nos explicaron que era un homenaje al típico bocadillo de calamares madrileño y que había que comerlo con las manos. Deciros que fue un poco complicado comerlo de ese modo, aún así estaba delicioso!




No podíamos dejar de probar el atún de almadraba y como somos muy fans de los tartares pedimos un tartar de atún de almadraba y buey acompañado de paté de berenjena ahumada y avellanas. Tan rico como vistoso el plato, una delicia para los sentidos.



Y para los carnívoros, este espectacular Lomo bajo de vaca vieja. Se deshacía en la boca, de lo tierno que estaba parecía mantequilla.Aunque no se ven en la foto, iban acompañadas de patatas fritas.





Para terminar este rico postre lemon pie con merengue y helado de maracuyá que estaba para chuparse los dedos.



Es un sitio para repetir y si no lo conocéis para no dejar de visitarlo. Ahora que se acerca la Feria del Libro, puede ser un buen momento para dar un paseo por el Retiro y picotear algo en Zoko, seguro que os encanta. Buena semana para todos!

lunes, 30 de abril de 2018

Pulpo Pasión

Hola a todos! Hoy os traigo un plan  días si os habéis quedado por si os habéis quedado en Madrid o nos visitáis en estas fechas aprovechando estos días de fiesta. Tras el éxito de las dos ediciones anteriores, se celebra de nuevo esta ruta entre el 27 de abril y el 13 de mayo, pudiéndose degustar tanto platos tradicionales como creativos, con el pulpo como protagonista.



El objetivo principal de Pulpo Pasión es promocionar la gastronomía de Galicia, en concreto de la provincia de Orense, cuna del Pulpo a Feira, dando a conocer a madrileños y visitantes, las múltiples posibilidades que ofrece este producto y fomentar su consumo a través de la participación y colaboración de pulperías, restaurantes, empresas e instituciones.



Serán 67 restaurantes madrileños los participantes en esta III edición, casi el doble que en ediciones anteriores y como novedad este año, se premiarán los tres mejores platos y las tres mejores tapas entre los restaurantes participantes. Podéis consultar el listado de los restaurantes que participan, pinchando aquí.




Espero que os guste el plan y os animéis a disfrutar de este rico manjar. Un buen plan para el puente, verdad? Disfrutad de estos días de descanso.

sábado, 14 de abril de 2018

Cena en La Tronera.

Hola a todos! ¿Qué tal han ido las vacaciones de Semana Santa? He tenido unas semanas intensas, que ya casi se me han olvidado, pero bueno, han sido unos días de descanso que siempre vienen bien. Estuvimos en Ponferrada, y aunque el tiempo no es que haya acompañado demasiado, pudimos disfrutar de las tradiciones de estos días y de la rica gastronomía de mi tierra.

Teníamos muchas ganas de conocer La Tronera, en Villadepalos, muy cerquita de Ponferrada. Nos habían hablado muy bien del restaurante y lo conocíamos a través de los medios, ya que ha sido alguna vez el mejor restaurante leonés del año y ha salido en varios programas de televisión a nivel local y nacional.




Ubicado en una casona de piedra de 100 años de antigüedad, acoge además del restaurante un hotel rural con mucho encanto.  Dentro de sus muros puedes disfrutar de una experiencia culinaria que no deja indiferente a quien la prueba, con una cocina de autor hecha con productos de la zona de gran calidad. Y es que en el Bierzo tenemos grandes productos!




Trabajan con un menú degustación que va cambiando en cada estación. En esta ocasión, y aunque ya es primavera, todavía estaba el menú de invierno, ya que con el tiempo tan malo que está haciendo no lo han cambiado todavía, según nos explicaron sus propietarios,  el chef Miguel Martínez y Teresa, que fue quien nos atendió. Consta de siete platos, a cada cual más sorprendente, más el postre. Tiene una bodega muy amplia, con un montón de referencias tanto de la tierra como de otros muchos lugares. Además sirven una cerveza artesana del lugar llamada Wolfram, que está realmente buena.



Tras sentarnos en el comedor, comenzamos el festín. Lo primero, un aperitivo compuesto por un cóctel hecho de vermú y fino. Esto va acompañados con unos palitos de pan que ellos mismos hacen, acompañados de alioli de frambuesas que también cultivan ellos mismos en el huerto que tienen fuera. Muy original la presentación y muy rico el alioli.



El siguiente plato es un langostino con aire agua de mar y acompañada de mousse de pimientos del Bierzo y bizcocho de alga. Un plato fresquito como entrante.



A continuación, otro plato frío y muy original. Una crema de foie, cubierta con una gelatina de vino mencía de la tierra y trocitos de bergamota. Además va a acompañado de un brioche, que está recién horneado y que te traen dentro de una campana para que no se quede frío. Gran combinación de sabores.



Luego ya todos los demás platos comienzan a ser más adecuados para el invierno. Uno de los que más me gustó fue este, una cococha de bacalao en un pilpil de jamón que estaba espectacular, acompañado de una seta llamada Tremella, que tiene una textura similar a la de la oreja de cerdo y que le da al plato un punto muy curioso.



Seguimos con otro plato tradicional de la tierra, la crema de castañas. Te traen emplatado un trozo de foie a la plancha y a continuación te sirven la crema que traen en una tetera. Según te la sirven, huele de maravilla.





Para terminar dos platos los dos platos más contundentes del menú. El primero de ellos un salmón con una crema de boniato acompañado de huevas de trucha y el segundo uno de los clásicos de la casa, El botillo La Tronera, botillo deshuesado dentro de hojas de repollo, acompañado por una crema de patata y sus garbanzos. De las mejores platos que he probado últimamente!





Los postres no varían y siempre son los mismos. No podíamos dejar de probar la torrija que ha ganado el premio de este año a la torrija innovadora. Un trampantojo de tomate, que sabe a torrija. Además de original, impresionantemente rico. También probamos la tarta de queso, hecha con queso de Veigadarte y zumo de cerezas del Bierzo.







Ha sido una experiencia gastronómica difícil de olvidar y que seguro repetiremos en otra ocasión que estemos por allí. Espero que os haya gustado el post de hoy, y que os animeis a visitar El Bierzo, como veis, merece la pena.