domingo, 18 de marzo de 2018

Picoteo en La Raquetista.

Hola a todos! Ya queda menos para disfrutar de unos días de descanso, bien merecidos por todos dónde desconectar, conocer nuevos lugares, disfrutar de la familia y las tradiciones de cada lugar, etc. Mientras llega el momento, sigo disfrutando al descubrir nuevos sitios, tomar un aperitivo o comer en algún restaurante de mi lista de sitios para conocer.

Hace unos días fuimos al cine en la zona de Retiro y a la salida estuvimos picoteando algo en un restaurante-taberna del que nos habían hablado muy bien, La Raquetista, en la calle Doctor Castelo.  Estaba hasta arriba y tuvimos que esperar un ratito hasta hacernos con un hueco en la zona de la barra. El local no es muy grande y cuenta también con un pequeño comedor con varias mesas.



Es cocina española con toques modernos basada en platos de temporada y algún plato de cocina internacional. Buena materia prima a un precio bastante razonable. Cuenta con una buena y amplia carta de vinos en la que se incluyen también algunos cavas y champgnes.



Tras pedirnos unas cañas, pedimos tres raciones para compartir. Unas bravas ríquisimas, de las mejores que he probado aquí en Madrid, y con una salsa muy parecida a la que ponen en mi tierra. 



También pedimos unos torreznos (nos los habían recomendado) y estaban muy buenos, muy crujientes, nada grasientos y muy bien cocinados.



Para terminar un exquisito tartar de atún, muy bien cortado y aliñado, y dónde destacaba la gran calidad del atún. Me encantó la presentación del plato.



Todos los platos que sacaban tenían una pinta estupenda, así que habrá que repetir para poder degustar más cosas. Espero que os haya gustado el post de hoy . Buena semana para todos!

domingo, 11 de marzo de 2018

Un paseo por Lerma

Hola a todos! Llevo muchos días sin contaros nada, pero he tenido unos días intensos, sin tiempo para nada y con mucha pena por no poder pasarme por aquí para contaros cosas nuevas. Hoy os quiero contar nuestra visita al pueblo de Lerma, un lugar con mucha historia y en el que además de admirar su patrimonio, se come de lujo.

Pasamos el fin de semana en una casa rural en Villadiego, cerquita de Burgos capital, con un  grupo de amigos. Hicimos nuestro tradicional concurso de pintxos, del que ya os he hablado en alguna ocasión y disfrutamos del buen tiempo que hacía, pese a ser Burgos y mes de febrero.

A la vuelta a casa fue cuando paramos en Lerma, villa ducal a unas dos horas de Madrid por la carretera de Burgos. La zona monumental comienza en el Arco de la Cárcel, puerta de entrada que es lo único que queda de la muralla que rodeaba la ciudad. El punto central es la impresionante Plaza Mayor, una plaza con soportales y presidida por el Palacio Ducal, que hoy día alberga el Parador. Numerosas iglesias, conventos y casas señoriales se pueden descubrir paseando por sus calles llenas de historia.

Palacio Ducal

Colegiata de San Pedro


En esta villa vivió el escritor José Zorrilla, al que el pueblo ha dedicado una ruta, que sirve de guía para visitar toda la zona monumental. Existe una estatua del poeta frente a la Colegiata de San Pedro y a pocos metros de la casa dónde vivió el autor vallisoletano.

Estatua de Zorrilla
Lerma estaba lleno de pasadizos que conectaban el palacio ducal con distintos puntos del pueblo. El único tramo conservado, es el del Mirador de los Arcos, un sitio delicioso desde dónde se contempla toda la vega del Río Arlanza.

Como no podía ser de otro modo, no podíamos irnos de aquí sin degustar las delicias de la tierra. Finalmente encontramos una mesa en el Asador de Lerma, en la plaza mayor frente al parador. Un restaurante de comida tradicional de la zona, presidido por un horno de leña desde el que no hacían más que salir lechazos estupendos.





Tiene buena pinta, verdad? Es una excursión muy recomendable, muy cerquita de Madrid, incluso para ir a pasar el día. Espero que os haya gustado el post de hoy. Buena semana para todos.