domingo, 10 de septiembre de 2017

Paseos por París.

Hola a todos! ¿Cómo lleváis la vuelta a la rutina?  A mi me parece que hace un montón que fueron las vacaciones, pero hay que pensar que ya queda menos para las siguientes, una forma consolarse. Tenía pendiente contaros nuestra visita a París. Tras nuestra visita a Disneyland París, que ya os he contado en el post anterior, estuvimos dos días y medio en París. Poco tiempo, pero muy bien aprovechado!!

                                                   
                                                 

Para ir desde los parques de Disney hasta nuestro hotel de París cogimos un tren de cercanías, que nos dejó en el centro. El hotel que cogimos fue el Mercure Bastilla Marais, muy cerquita de la plaza de la Bastilla, un cuatro estrellas que estaba fenomenal y con una boca de metro en la puerta.Tras dejar las maletas en el hotel nos fuimos paseando hasta Le Marais, el barrio de moda en París, lleno de tiendas y restaurantes, y estuvimos en uno de mis sitios preferidos, la Place des Vosges.

  
       
                                                     
Estuvimos comiendo en la Crêperie Suzette en pleno barrio de Le Marais, muy recomendable, la verdad. Nuestro siguiente destino era el Hotel de Ville, muy cerquita de dónde estábamos. 





Como cada verano, los márgenes del Sena y las zonas aledañas se convierten en una playa urbana dónde los parisinos acuden a relajarse y tomar el sol. En Hotel de Ville, una amplia zona con hamacas, hace las delicias de parisinos y turistas. 



Nuestra siguiente parada fue Notre Dame, la monumental catedral que preside la isla de la cite sobre el Sena. Impresionantes las medidas de seguridad (en realidad en todo París) para acceder a la plaza y dentro de la catedral. 






Una de las formas de moverse en París, es el Batobus, barcos que navegan por el Sena y que cuentan con 9 paradas. Compras billetes diarios y te puedes subir y bajar todas las veces que quieras y en la parada que mejor te venga. Dimos un paseo en el barco de una hora, viendo desde el río los principales monumentos.



La siguiente parada antes de cenar, la Plaza de la Concordía y la Place Vendome, lugares emblemáticos de la ciudad.






Para la cena, nos decidimos por el Barrio Latino, un lugar dónde puedes cenar bien a un precio asequible y que dónde siempre hay un gran ambiente. 




El día siguiente teníamos previsto visitar la Torre Eiffel, por lo que fuimos hasta Trocadero y tras hacernos unas fotos, nos dirigimos hasta el monumento. Me esperaba más cola, la verdad, pero en una hora más o menos estábamos subiendo. Subimos hasta el nivel superior, y como podéis ver en las fotos las vistas son impresionantes.





A la hora de comer nos dirigimos  hasta las Galeries Lafayette, dónde estuvimos comiendo y dando una vuelta. En el edificio principal estuvimos bajo la inmensa cúpula y también haciendo fotos desde la terraza. En otro de los edificios, dónde está todo lo de hogar, hay una zona gourmet alucinante, dónde te comprarías todo lo que allí hay.





Estuvimos dando un paseo por la zona y viendo el edificio de la Ópera de París y la iglesia de la Madeleine, que está vez estaba en obras.




Teníamos pensado cenar en Montmatre, así que subimos hasta allí casi al anochecer. Tras pasar por Pigalle y por la puerta del Moulin Rouge, subimos en el funicular hasta el Sacre Coeur, dónde a los pies de la basílica, había un ambientazo. Montmartre es otro de los barrios de moda en la capital francesa y es una delicia dar una paseo por sus calles al anochecer, con sus plazas, sus terrazas y los pintores que pueblan sus calles. 





Cenamos en la Place du Tertre, en una de las terrazas, la del restaurante Chez Eugene. Todos los restaurantes de esta zona ofrecen platos típicos franceses como los famosos moules frites.


Al día siguiente, teníamos que volver a Madrid, pero nuestro avión salía a las 8.30 de la tarde, con lo cuál pudimos aprovechar toda la mañana. Cogimos otra vez el batobus y nos dirigimos a los Campos Eliseos, la avenida por excelencia de París. Subimos desde el Grand Palais hasta el Arco del Triunfo dando un paseo y entrando en alguna de las impresionantes tiendas a ambos lados de avenida.





Como veis, hemos paseado bastante por las calles de París. No era una visita cultural, ya que la peque todavía es pequeña y nosotros ya lo conocíamos. Seguro que volveremos, ya que está es una de mis ciudades preferidas. Buena semana para todos!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario