domingo, 26 de febrero de 2017

De calçotada en Madrid.

Hola a todos!! Seguro que habréis visto en televisión y prensa que estamos en plena temporada de calçots, un plato típico catalán propio del invierno, que consiste en asar una especie de cebolletas a la brasa y comerlas acompañadas de salsa romesco. Ya los habíamos probado otros años (en el Caracol del Bierzo, al lado de Ponferrada) y como nos gustan mucho, nos fuimos a probarlos aquí en Madrid.




Nos habían hablado de La Huerta de Casa Ricardo, junto a la basílica de Atocha, que era un buen lugar para probarlo y hace unos días, reservamos para comer. Un buen lugar para ir con amigos o en familia para degustar sabores de la cocina catalana. En la carta hay todo tipo de especialidades catalanas además de varios tipos de arroces. El comedor es pequeño, pero muy acogedor, decorado en tonos blancos.





Pedimos todo para compartir y comenzamos con uno de mis platos preferidos, la escalibada, con verduras asadas que estaban deliciosas. Un plato sencillo, pero sano y que está buenísimo. Se puede acompañar con anchoas o bonito, yo en casa lo suelo poner así.




Continuamos con las calçotada, que te los sirven en una teja de barro, para que conserven el calor acompañados de la salsa romesco.  Te manchas un poquito al comerlos, ya que te pones las manos negras. Para ello también te ponen un babero, para no mancharte la ropa. Estaban tan buenos que decidimos repetir.



Continuamos con unos caracoles a la llauna, acompañados de su salsa alioli. Estaban en su punto y el alioli casero muy rico. Y para terminar unas montxetas con butifarra, que son alubias cocidas y rehogadas en la sarten acompañadas de butifarra a la brasa.



Los postres son caseros y no podíamos dejar de tomar una rica crema catalana, como no podía ser de otra forma.



Como veis, tenía todo muy buena pinta! Espero que os haya gustado. Todavía estáis a tiempo de disfrutar de una buena calçotada. Buen domingo para todos y buena semana!

No hay comentarios:

Publicar un comentario