martes, 17 de marzo de 2015

Finde en Amsterdam

Hola a todos!! Lo prometido es deuda y aquí estoy para contaros nuestro viaje a Amsterdam. Hacía tiempo que no hacíamos un viaje así, de fin de semana en pareja a algún sitio fuera de España. Era nuestro regalo de Reyes, que decidimos regalarnos una escapada. Amsterdam es un buen destino para un fin de semana, ya que al no ser muy grande es perfecto para un par de días. Además hemos tenido muy buena suerte con el tiempo, ya que no ha llovido en ningún momento y aunque un poco de frío, ha hecho sol.





Viajamos con Iberia Express y llegamos con adelanto sobre el horario previsto, lo cuál es de agradecer. A las 6 estábamos en el aeropuerto de Schipol, y directos al tren que nos llevaría a la Estación Central, punto neurálgico de la ciudad. Es la mejor opción para ir al centro, ya que el viaje dura 20 minutos.



Nuestro hotel, el Nh Amsterdam Noord, aunque no estaba en el centro, estaba muy bien comunicado, por un shuttel del propio hotel que te deja en el centro y por ferry, que te dejaba en la misma estación en dos minutos.Buena opción para alejarse en Amsterdam.



Nuestra primera parada, el Barrio Rojo, repleto de gente un viernes a las 9 de la noche. Lleno de sus famosos escaparates, sex shops y coffee shops, es un lugar pintoresco que sorprende. Nos dimos un paseo y picamos algo en uno de los múltiples restaurantes. 



El sábado tocaba recorrer el centro, visitar las zonas más turísticas repletas de bicis y tranvías y lo que más ganas tenía de conocer, Joordan. Nuestra primera parada la plaza Dam, presidida por el Palacio Real, el Mercado de las Flores, y la zona dónde están el Rijs Museum y el Museo Van Gogh. Las colas para visitar estos últimos eran interminables, así que cómo yo ya los conocía, lo dejaremos para otra ocasión. Un sitio increíble es Bejinhof, un jardín en medio del bullicio del centro, al que se accede por la puerta de una casa y que alberga casas e incluso una iglesia.







Cómo os he dicho, una de las cosas que más me apetecía de este viaje era conocer Joordan, un barrio tranquilo de callejuelas estrechas y canales, repleto de tiendas ideales de antigüedades, ropa vintage y de bares y terrazas dónde comer o tomarte un café. Nos lo hemos recorrido entero y me ha encantado. Muy recomendable. En esta zona está la famosa Casa de Ana Frank. 





Respecto a las compras, hay unas tiendas de ropa ideales, pero me quedo con una de decoración y de cosas para casa, que me encantó. Se llama Dille & Kamille. Y como no, inevitable no entrar en alguna de las múltiples tiendas de quesos que pueblan la ciudad. Son monísimas y yo me hubiese llevado mil tipos de quesos. Y que deciros del mercado de las flores, repleto de mil tipos de  tulipanes, flores y  bulbos.  Es una de las paradas obligatorias en el recorrido por la ciudad.









Para comer el sábado nos decidimos por algo rápido en uno de los múltiples bares de Joordan. No recuerdo el nombre, pero comimos bien. Para cenar queríamos algo diferente y nos decantamos por un tailandés, Kantjil, cerca del Dam y que me gustó bastante.




El domingo, como nuestro avión salía tarde, lo dedicamos  a desayunar tranquilos en un pub irlandés, a pasear, últimas compras y a tomar una  caña junto a un canal, aprovechando el solecito que hacía.Y vuelta a casa, cansados pero habiendo disfrutado un montón de la escapada.



Espero que os haya gustado. Buena semana para todos y felicidades a todos los papás!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario